jueves

1971

es el viento/
entra por la ventana que da sobre el río y me golpea
como aquél otro primero de año en el italpark
cuando el grenoble setentayuno me lanzaba
en órbitas elípticas
pero no es más que el viento/
pasaron otros años sin ninguna profecía que cargar sobre los hombros/
como pasó el viajero por la kavarna de la estación de trenes
de eslovenia/
se llamaba marija el ángel/
debió quedarse entonces/ el viajero/
atesorar allí su nostalgia de trieste/ en lugar de seguir/
mar abajo/ ¿para ver qué?
¿las cicatrices en las calles intactas de shibenik?
¿el palacio de diocleciano?
¿la isla de hvar?
¿la seda entumecida de las tejas de dubrovnik?/ ¿la entrada en la habana
de camilo cienfuegos?/ debió quedarse en la estación el viajero/
se llamaba marija el ángel/ hablaba algo de italiano/ y no tenía
miedo
de la nieve

(Italpark)

Pulse aquí­ para leer el siguiente poema

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home