viernes

1920



ya expira el muerto que erraba fingiendo estar entre los vivos
la espada del campo de los mirlos le atravesó la garganta
después de cinco siglos y medio
como estaba escrito
se derrite el puño de hierro
y de la sublime puerta no quedan sino las viejas cuentas
que habrán de saldarse al otro lado

en el pleito de los muertos/
es larga la fila de quienes allí lo esperan
empieza
con los beocios y los búlgaros
cegados después de la batalla
y vendidos en erzurum
para placer de las cortes
o el arado
sigue con el puñal sagrado
de constantino paleólogo
caído un martes
al pie de sus murallas
y termina en el sonido de la bala última
en la espalda del haiduco

pero todo será saldado ahora
que el viejo puño fue alcanzado
por la espada del campo de los mirlos
después de cinco siglos y medio
como estaba escrito

(Se extingue el Imperio Otomano, para alivio de los pueblos balcánicos que supieron combatirlo por más de cinco siglos)

Pulse aquí­ para leer el siguiente poema

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home